Conociendo nuestra arquitectura

Hoy me gustaría dedicarle este artículo a la característica arquitectura de Ibiza.

Muchos conocen Ibiza como la “Isla Blanca”, esto se debe a la cantidad de “motas” blancas que podemos observar en diferentes puntos, debido a ese blanco impoluto que caracteriza las típicas casas payesas.

Esta antigua costumbre ibicenca se ha intentado mantener a lo largo de los años, podemos apreciarlo incluso, en las construcciones más modernas de la isla.

La cal como aislante

Esta peculiaridad se debe a que antiguamente se pintaban con cal viva para aislar del frío, consiguiendo también desinfectarlas de enfermedades como el tifus. Además, la cal es un material mucho más transpirable que las pinturas sintéticas. Esto es algo muy típico del mediterráneo como en Grecia o Marruecos que comparten similitudes con nuestras casas, lo que posiblemente se deba a un origen árabe.

Las casas payesas no eran construidas por profesionales, sino que las familias iban transmitiendo entre sí los conocimientos adquiridos y mejorando al paso de las generaciones. Del mismo modo, iban ampliando la casa conforme iba aumentando la família y con ello sus necesidades.

La orientación

Solían orientar las casas al sur para aprovechar la luz solar, buscando el sol para calentarse en invierno y recibir la sombra en verano, construyendola en lugares elevados para evitar humedades, dejando el monte a sus espaldas para esquivar su viento.

La distribución de estas casas era básica, contaba con un recibidor donde se podía acceder a todas las habitaciones, una cocina con chimenea para resguardarse del frío y un granero.

Sus gruesas paredes de piedra eran el mejor aislante para protegerles tanto del frío del invierno como del calor del verano. De esta forma, ahorraban energía y eran respetuosos con el medio ambiente.

Debido a las inclusiones piratas, contaban de ventanas algo pequeñas, siendo más estrechas exterior que interiormente. Por las que podían defenderse con las armas que tuvieran. De hecho, podemos observar una torre de defensa en alguna.

Materiales ecológicos

Los techos eran construidos con tres materiales de la zona, una primera capa de madera de sabina, una segunda capa de cenizas y algas que actúan como aislante y una tercera y última capa de arcilla, en el interior de la casa los techos llevaban vigas de sabina,un árbol bastante resistente. Estos techos eran planos, con una ligera inclinación para poder recoger la mayor cantidad de agua de lluvia en la cisterna.

En conclusión, es una tradición constructora basada en la practicidad, obteniendo el mayor beneficio de los recursos autóctonos proporcionados por la naturaleza.

Todas estas singularidades nos dejan como legado, una arquitectura mediterránea con un gran encanto, dándole una personalidad única a nuestra amada Isla Blanca.

En Construcción Ibiza conseguimos el confort deseado, manteniendo el encanto de estas casas centenarias.

La reparación de cubiertas, pavimentos, paredes, algibes o muros de piedra, son las principales intervenciones requeridas para estas construcciones.

Para ello, contamos con el apoyo de una empresa de renombre Reformas Ibiza a quienes,  aprovechamos para agradecer la incondicional colaboración en todo momento con nuestra empresa.